¿Cómo crear personajes reales y originales para tu nuevo libro?

Trucos para escritores crear personajes

Un nuevo personaje es como un hijo, una vez escribamos su nombre sobre papel, cobra vida. Sin un personaje no tendríamos novela, evidentemente, por ello en este artículo respondo a la pregunta; ¿Cómo crear personajes reales y originales para tu nuevo libro? En el que pretendo mostrarte de qué manera puedes crearlos de forma original y tan reales como si fueran tus amigos. Sigue los siguientes pasos:

 

  1. Entorno: Lo más fácil y real es que te fijes en tu propio entorno, siempre hay personas cuyos rasgos, expresiones, muletillas o nombres nos resultan de lo más atractivos para nuestros personajes. Por lo que toma aquellas características, que conoces bien, para empezar. Para hacerlo más fácil fíjate en el siguiente ejemplo: Tú mejor amiga se llama Josephine, es británica y te encanta la manera en que entrecierra los ojos cuando se ríe. Así que tomas ese gesto como parte de tu personaje. Pero no te gusta su nombre, por lo que pasas al siguiente punto… ¡El nombre!

 

  1. Nombres: Cuando hay que poner un nombre a nuestro nuevo personaje, nos sentimos como verdaderos padres. Queremos que diga todo sobre su forma de ser, pero a la vez que no le condicione. Aquí la intuición es muy importante y también los gustos. Primero debe enamorarte a ti, ver a tu personaje llevando ese nombre nuevo y asignándolo a sus gestos y personalidad. Siguiendo el ejemplo primero asignaremos un nombre a la chica que entrecierra los ojos cuando se ríe. Basándonos en su gesto debe ser alguien entrañable, algo infantil, por lo que un nombre corto vendría perfecto, femenino y sensible…Mmmm tal vez…Winnie. ¡Me gusta! En caso de que te cueste escoger un nombre, siempre puedes buscar en directorios online o en tu memoria, seguro que siempre te gustó un nombre de algún personaje de película, libro o incluso famoso. Los recuerdos son los mejores recursos.

 

  1. Físico: Una vez que tenemos el nombre y una característica representativa, es hora de dar color a los ojos, forma al cabello y proporcionar un cuerpo. Aquí es donde debemos dejar claro si queremos un personaje perfecto o real, pero lo que más te recomiendo es que des un giro de tuerca a lo que se espera del personaje. Estamos acostumbrados a etiquetar a los personajes según el tipo de novela, así que como dioses de nuestros propios libros podemos saltarnos las normas no impuestas y crear algo original. Por ejemplo: Nuestro personaje Winnie es una chica dulce, y es protagonista de un libro de fantasía, por lo que, siguiendo los patrones, debería ser de cuerpo delgado, ojos increíblemente hermosos, pero ocultos bajo una melena alocada. Pero… ¿y si no hacemos lo que el lector se espera? ¿Y si nos divertimos? Hagamos que sea de constitución grande, con el cabello muy corto y ojos demasiado grandes. ¡Diferente!

 

  1. Personalidad: Un personaje es como un adolescente, debe crecer a medida que el libro se va desarrollando, por lo que decir todo acerca de un personaje en la primera página que aparece, es demasiado irreal. Es mejor que se vaya desarrollando, mostrando quien es con sus acciones, frases y gestos. Y para demostrártelo lee la frase de nuestra Winnie fijándote en qué clase de personalidad muestra: – “¡No me fío de nadie y menos de un caballo que habla!”.
    Los adjetivos que pueden haberte venido a la mente tal vez sean; testaruda, desconfiada, sarcástica y maleducada. Y solo con una simple frase.

 

  1. Sé coherente: Es importante que una vez que definas a tu personaje, seas fiel a su personalidad y físico. Por ejemplo: Si Winnie es testaruda, siempre debe intentar no hacer lo que le dicen a la primera y nunca dejará pasar un momento para ser sarcástica.

 

  1. Practica con diálogos: La mejor manera de hacer que un personaje sea aún más real, son los diálogos. Mételos en aprietos, que muestren su sangre o la falta de ella, así crearás una historia más emocionante.

 

  1. Y, por último, recuerda que se trata de jugar. Escribir es una sensación maravillosa y que solo unos pocos tenemos el don de ejercer. Por lo que olvida todo lo comercial y céntrate en lo que te hace fluir, divertirte y desear seguir contando una historia.

 

Y con estos siete consejos espero que puedas crear personajes más reales. A mí y a otros escritores nos encantaría saber trucos o ejercicios que tal vez uses para crear tus personajes, compártelos en comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

For security, use of Google's reCAPTCHA service is required which is subject to the Google Privacy Policy and Terms of Use.

If you agree to these terms, please click here.