Los Latidos De Un Corazón

¿Quién no ha sentido que los latidos de su corazón no funciona por si mismo sino por lo que siente por otra persona? Más de una vez, el ser humano, a sentido en su corazón, ese sentimiento que sentimos cuando vemos, sin importar si es en persona, o en una foto, a esa persona que hace que nuestro corazón lata.

Cuando encuentres a esa persona que haga latir tu corazón no la dejes escapar. Es el músculo más importante de tu vida -Álvaro Prian

Los Latidos De Un Corazón es la historia de superación de dos adolescentes anclados temporalmente en el hospital, con un destino cupido y verdugo, Laila Der Wagner, protagonista de nuestra historia, intenta darle un sentido a su vida, una vida, truncada por la leucemia. La joven de 14 años tendrá que reflexionar, desde la vida, hasta la muerte, pasando, por la sensación de abandono que siente entre aquellas cuatro paredes de su habitación. Pero una noche, todo, parece cambiar. Alexis entra en escena, entra fuerte en la vida de Laila, como si fuese un medicamente potente que alivia el dolor. Alexis, diagnosticado de un oteosarcoma en la pierna derecha, va congeniando en aquella habitación de hospital. No estarán solos, MaTaRoMa, el grupo que trata de luchar con cada dificultad, o enfermedad, les acompañarán en esta aventura creada desde la pasión, las ganas de vivir, y la ilusión de vivir la vida. Algo que todo el grupo intenta conseguir adoptando los papeles de los protagonistas de Pulseras Rojas.

Una historia bastante emotiva, una historia, cuyo significado se basa en la historia que Laila Der Wagner nos cuenta en primera persona.

<<Contar una historia de las características de Los Latidos De Un Corazón, me resultó un trabajo costoso, arduo, pero sobre todo, muy satisfactorio conmigo mismo. Los Latidos De Un Corazón es una novela que no dejará indiferente a nadie, es lo que pienso, porque el lector se llevará una sorpresa al final del libro, pero no me conformo con esto, ahora sé que lo importante es ir mejorando, e ir progresando poco a poco>>  Álvaro Prian